top of page
Buscar
  • Brujas Modernas

Una extraña conversación

Estaba sentada tomándome un café cuando de repente escucho:

-Hola Diana, ¿Cómo estás?

Me sorprendo por esta voz, ya que me encontraba sola, pero noto que la voz viene desde la parte inferior de mi cuerpo.

-somos tus piernas

-¿Mis piernas? , ¿Por qué me hablan?

- Queremos saludarte, recuerda que somos tus pilares, sostenemos tu cuerpo; a propósito, muchas gracias porque nos libraste de un gran peso, estabas gordita y ya nuestras amigas las rodillas estaban quejándose.

- Me hicieron sentir un poco mal al recordarme que estaba gorda.

- No Diana, la idea no es que te sientas mal, conocemos el esfuerzo que has hecho para aceptarte tal y como eres, pero no lo puedes negar, te sientes bien al mirarte al espejo; además, no es por presumir pero estamos muy bonitas, con esas rutinas que estás haciendo nos tienes tonificadas y fuertes; estamos muy contentas porque te podemos brindar un excelente servicio.

De repente, escucho otra voz que dice: mmm, mmm, veo que las señoras piernas están muy orgullosas pero creo que deben mencionarme en esta conversación.

Pregunto: ¿Quién habla ahora?, la voz contesta: soy yo, tu nalga o llamado de forma más técnica: los glúteos, y reitero no pueden dejarme atrás.

Al escuchar esto las piernas ríen de forma escandalosa y dicen: pero en realidad tú vas atrás, la nalga también ríe y dice: si, pero últimamente tengo mi mejor cara, jajaja, te recuerdo que no me puedes olvidar porque sirvo para que te sientes, ayudo a que tengas buena marcha y tus rodillas estén estables, las señoras piernas inician su camino en mí.

Acá entre tú y yo: me da mucha risa cuando te miras al espejo desnuda, he visto tu cara admirando el tremendo culazo que tienes; he visto al igual que las señoras piernas tu proceso, como antes ni te atrevías a mirarte en el espejo porque no te gustaba lo que veías; hoy es distinto, aceptas tu cuerpo y sabes que, aunque no eres perfecta, eres bella porque eres tú.

Mis piernas y glúteos se quedan callados y yo me quedo pensando en esta extraña conversación que me recordó todo el camino que he recorrido hasta la aceptación plena de mi cuerpo.


Nota del autor: aprovecho este post para agradecer a alguien muy especial que además de ser mi entrenador personal se convirtió en mi amigo, Juan Camilo Tabares Marín,

gracias por ser tan buen profesional y guiarme en este proceso de conocer hasta donde puedo llegar con el ejercicio y enseñarme lo importante en este camino del entrenamiento físico.



24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

“Le parece funesta la apatía de nuestra gente, su carencia de impulso social, Su democrática tolerancia hacia el fraude, su reacción guaranga e inocua ante la Mistificación”. Mario Benedetti (La tregu

Publicar: Blog2_Post
bottom of page