Buscar
  • Brujas Modernas

¿Por qué soy una bruja?

Actualizado: 11 ene

Siempre se ha tenido la idea de que una bruja es aquella mujer que se viste de negro, sombrero puntiagudo, con una verruga en su cara y especialmente por ser malvada, tener poderes sobrenaturales y con estos poder lanzar tenebrosos hechizos.




Pero si miramos a lo largo de la historia, simplemente eran mujeres independientes que usaban plantas, flores, piedras u otros elementos naturales para la elaboración de remedios caseros "los mal llamados 'hechizos'". Estas mujeres tenían mucho conocimiento de la naturaleza y además tenían un contacto con el mundo de las energías y por eso eran consideradas malvadas.


De ahí que fueran victimas de una persecución por parte de la Iglesia y el Estado, que por lo general, terminaba con ellas en la hoguera, cuando su único delito era ser independientes, aunque siempre nos han vendido la idea de que eran mujeres que utilizaban ese conocimiento obtenido para hacer el mal. Por ello, a lo largo de la historia, han pasado de ser victimas a victimarias, y sus muertes, totalmente justificadas.


Por eso, debemos desligarnos de la idea de "bruja" que nos ha vendido la historia, la religión y los cuentos de hadas. Las verdaderas brujas son mujeres empoderadas, libres, que luchan por sus derechos y no se dejan influenciar por estereotipos que les han sido impuestos, tales como: "una mujer debe ser frágil, tierna, pura, debe tener instinto materno y dedicarse a las obligaciones del hogar".


Una bruja no depende de una pareja para ser feliz, es inteligente, tiene pensamiento critico acerca de la sociedad, lee, investiga, y lucha por la igualdad de genero. Por ello, si en alguna ocasión nos tachan de "brujas", debemos tomarlo como un cumplido, no como un insulto, como siempre nos han tratado de mostrar.








95 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

“Le parece funesta la apatía de nuestra gente, su carencia de impulso social, Su democrática tolerancia hacia el fraude, su reacción guaranga e inocua ante la Mistificación”. Mario Benedetti (La tregu